Posteado por: literartevueltabajero | 11 febrero, 2010

Julio García Espinosa, nuevas reflexiones en la Feria

  • Una de esas figuras imprescindibles de la historia del cine cubano contemporáneo, uno de los maestros que fundaron el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos, ICAIC, institución que además presidió durante un período, el Premio Nacional de Cine Julio García Espinosa es uno de los autores cuyos títulos presentan, en su catálogo, y en la XIX Feria Internacional del Libro, las Ediciones ICAIC, el sábado 20 de febrero, a las 5.30 pm., en la sala José Antonio Portuondo, de la fortaleza de San Carlos de la Cabaña.

Dos libros, uno de ellos una compilación del crítico Mario Naito, especialista de la Cinemateca de Cuba: “A cuarenta años de Por un cine imperfecto”, y otro que reúne diversas meditaciones, reflexiones y vivencias del propio García Espinosa:”Algo de mí”, con prólogo del crítico Rufo Caballero, será presentado por el también guionista de cine y escritor, Ambrosio Fornet, Premio Nacional de Literatura.

Y es que el realizador de aquel documental precursor del nuevo cine cubano que fue “El Mégano”, el mismo que junto a su fraterno Tomás Gutiérrez Alea, en los primeros meses de 1959, asumió el reto de hacer una nueva cinematografía y por eso se desempeñó como de la Sección de Cine de la Dirección de Cultura del Ejército Rebelde, con el apoyo y estímulo del Comandante Camilo Cienfuegos, el autor de filmes tan memorables como las “Aventuras de Juan Quinquín” y “Reina y rey” es también un teórico del cine, una de las voces más críticas del nuevo cine latinoamericano que, además, lo cuenta entre sus fundadores.

“Algo de mí” (Ediciones ICAIC, 2009), contiene varios textos,elaborados entre  1969 y 2006, y que Julio García Espinosa, también, presentará en escenarios de debate internacional como en los eventos de cine de Pésaro, Tenerife, Montreal, Berlín y en la propia capital cubana, que en el volumen se reúnen en tres partes y dos anexos.

En cada uno de sus ensayos sobresale el análisis, el dominio del tema, el sentido autocrítico incluso del autor sobre su propia filmografía, la que para él, a pesar de títulos anteriores y experimentales en sus propias búsquedas como “Cuba baila” y “El joven rebelde” , afirma que con tercera película, las memorables Aventuras de Juan Quinquín , es a partir de entonces que encuentra su propia voz, su método como cineasta y como artista.

Hombre amoroso y fraterno, dedica en el libro un capítulo “A Titón, el amigo”, y remonta la amistad que los unió y los une, a los años de su juventud, cuando ambos estudiaban en Cinecitá, en Roma, con la utopía de hacer cine cubano.

La mirada sobre la propia historia del cine cubano, y del ICAIC, en su dimensión cultural, por el amplio perfil del diálogo y la polémica que lo alimentó, su particular devoción por la música, que no ha alcanzado todavía el protagonismo que se merece en nuestro cine, y su explícita y apasionada crítica sobre las producciones de Hollywood, así como su presencia en nuestras pantallas, y la defensa que hace, consecuente con su poética, del cine como medio del proceso de descolonización cultural, son algunos de los elementos que subrayan la trascendencia de este volumen, lectura de obligada referencia para adentrarse en el cine que se produjo y produce en Cuba.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: