Posteado por: literartevueltabajero | 17 abril, 2010

Un Carpentier para el siglo XXI

Carpentier

Carpentier

Convocado por la Fundación Alejo Carpentier se celebrará, entre el 21 y el 23 de abril, un coloquio sobre el autor de Los pasos perdidos, en ocasión del trigésimo aniversario de su fallecimiento.

Investigadores cubanos y de otros países propondrán acercamientos a la obra del narrador desde la perspectiva de tres revoluciones: la guerra por la independencia de América Latina, la mexicana de 1910 y la cubana de 1959.

La temática establecida constituye un mero pretexto para estimular la relectura de una obra múltiple, encasillada para muchos en las directrices señaladas en su momento por el autor: el barroco y lo real maravilloso.

Como se sabe, en este, como en tantos otros casos, el juicio del escritor tiene un valor relativo, sujeto siempre a la marca del tiempo y la mirada de sus disímiles receptores. Por ese motivo, sigue siendo objeto de estudio en numerosos centros académicos de Europa y los Estados Unidos.

La crítica y ensayista cubana Luisa Campuzano ha insistido en el papel desempeñado por Carpentier en la refundación de la novela histórica. En efecto, con El reino de este mundo reivindica, de manera inaugural, la visión del subalterno en el contexto de un viraje decisivo, el de la revolución haitiana, integradora de independencia nacional y abolición de la esclavitud.

La novela subvierte, asimismo, la tradicional omnisciencia del narrador, dueño y señor de todas las coordenadas posibles. Igualmente transgresora, El siglo de las luces coloca el transcurrir del tiempo en el cruce de tres miradas diferentes: la pasión comprometida de Sofía, la angustia intelectual de Esteban, y la observación distanciada de Carlos, a la vez que sitúa la revolución francesa bajo el prisma de América. Cuando parecía que el novelista continuaría labrando tierras roturadas en vísperas de su partida, El arpa y la sombra introduce la parodia y el relativismo en el juego de las perspectivas contradictorias sustentadas en intereses de todo orden.

El actual debate sobre las relaciones interraciales -acentuado por los conflictos derivados del fenómeno migratorio- y el reclamo de derechos para los excluidos inducen a redescubrir los valores de Écue Yamba-o, la primera novela de Carpentier. Desechada por él durante mucho tiempo por considerar sobrepasados algunos experimentos vanguardistas, terminó por reintegrarla al conjunto de su obra cuando numerosas ediciones piratas le revelaron su vigencia para buen número de lectores.

La historia de Hermenegildo Cué se mueve en un terreno fronterizo entre ficción y ensayo. Tan cercano a la sensibilidad de nuestros días, subraya la dimensión social de la marginalidad y la poética del universo mágico-religioso. Con ese abordaje el autor anunciaba su futuro distanciamiento crítico respecto a la novela de la tierra, dominante en América Latina por aquel entonces.

Tan trasegada, la experiencia surrealista, sin dudas definitoria, ha merecido nuevos acercamientos. Dejando atrás el referente anecdótico atenido a los debates entre Breton y los disidentes del movimiento, Anke Birkenmaier reconoce la huella de una cultura del surrealismo perdurable en América Latina. Establece un puente con el efímero Colegio de Sociología, animado por Mischel Leiris, Georges Bataille y Roger Caillois, todos muy cercanos a Carpentier, y las corrientes antropológicas haitianas dialogantes con el pensamiento del cubano Fernando Ortiz.

Según ella, otra vertiente de la matriz surrealista se revela en el trabajo experimental desarrollado en los inicios de la radiofonía por Robert Desnoes y el propio Carpentier.

En los estudios intertextuales subsiste un amplio terreno inexplorado. Músico y carpenteriano, Leonardo Acosta obtuvo el premio anual de la Academia de la lengua por su libro sobre Los pasos perdidos, donde señala las evidencias del diálogo del cubano con Malcolm Lowry.

Por su parte, Inmaculada López Calahorro parte de la tradición clásica para mostrar la presencia de un pensamiento filosófico que sobrepasa las recurrencias míticas ya apuntadas por otros investigadores.

Al comenzar el siglo XXI, el tema de las revoluciones recobra vigencia. Cierto cansancio anuncia el naufragio de la atmósfera light. Aquí y allá, a modo de rendición de cuentas, la narrativa interroga la historia. Parecería la arrancada de otro siglo en el decursar cíclico del tiempo. Pero no es así.

Tal y como lo pensaba Carpentier, el punto de partida nunca vuelve a ser el mismo. Tras el derrumbe de la Europa socialista, cundió el escepticismo. Terminaba una época y se cancelaba la posibilidad de cualquier proyecto transformador. En realidad estamos atravesando el ojo del huracán, cuando se impone la calma tensa en espera de la recurva, de la vuelta del vendaval.

Como Sofía en El siglo de las luces, amenazada de extinción, la humanidad tendrá que hacer ALGO. Rescatado del desván donde permaneció desde que las luces se apagaron con la desaparición de Esteban y Sofía, Explosión en la Catedral, siempre premonitorio, alumbrará nuevamente para incitar las interrogantes necesarias en nuestros días. Entonces, la obra de Carpentier podrá ofrecernos sorpresas insospechadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: