Posteado por: literartevueltabajero | 19 junio, 2010

Papá feliz

Guillermo e hijo

A alguien se le ocurrió la frase “padre es cualquiera”, los hay buenos y malos, como en todo. Pero los de la parte de la luz alumbran por los de la penumbra y la oscuridad.

No se es un papá a medias, se es y ya. Unos más diestros a la hora de tratar a un bebé y otros más inexpertos, aunque este tipo de torpeza puede ser parte del encanto natural de la hombría.

Desde el mismo nacimiento de los hijos somos capaces de sentir, no los dolores del parto -experiencia única e inigualable-, pero sí los “latigazos” de una nueva responsabilidad que no cesará ni un instante en la vida futura. Primero la alegría por el alumbramiento, luego, o a la par, ese sentimiento de que jamás volverás a ser tu dueño, porque hay quienes dependerán de tus actos para la eternidad.

Es una sensación indescriptible, las mujeres tienen lo suyo, nosotros  asumimos la  paternidad desde el punto de vista de  género con una hombría hidalga y caballeresca, que en la mayoría de los casos está sazonada con los condimentos de las costumbres de cada región.

Esta crónica es para los que visten camisas y pantalones de ternura y amor para sus hijos, es para los que no ponen barreras a la hora de querer, para los que aunque no besen mucho con los labios, lo hagan con sus ojos y con su ser.

Hacen mucha falta en la infancia los mimos de patillas, esos que arañan pero que te recuerdan a cada instante que ellos están ahí, listos para cuando los necesites.

Cada vez son más los que borran diferencias entre una madre y un padre, cada vez son más los hijos que prefieren ir a un médico o contar sus secretos a su progenitor, y no es que los de antaño fueran peores, es que los tiempos cambian y hoy se han traspasado las barreras de la desconfianza sin desvalorar el respeto.

Y se sientan de tú a tú a conversar hasta de los temas más íntimos o las inquietudes propias de las diferentes etapas de la vida, sin tapujos, sin vergüenza, como con un amigo incondicional. Nadie mejor que un padre para un consejo sabio, porque aparte de la sabiduría que encierra viene limpio de falsedades y bajos sentimientos.

Cuando se van, porque termina la vida, queda en sus sucesores una inconformidad enorme, la sensación de que ha partido la persona que más te quiso, de que nadie te dará esa protección que te acompañó mientras ellos estaban.

Así es la figura paterna. Los que saltan por encima de convencionalismos, de rupturas dolorosas en las parejas, los que saben que responsablemente engendraron la maravilla en un vientre femenino y que en cada parto se hace el milagro: un hijo.

A todos los padres felices como yo, muchas felicidades.

A mi padre, ese hombre, amigo, que siempre sabe encontrar el momento justo para querer y dejarse adorar. Te quiero viejo.

De fiesta con mi hijo

Una tarde inolvidable


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: