Posteado por: literartevueltabajero | 27 junio, 2010

El escritor. Una película perfecta

“El escritor” se une a esa lista de películas que reafirman a Roman Polanski como un autor que sabe hacer las cosas bien. Y cuando digo perfecta me refiero a que el gran director encuentra siempre un buen tema para debatir, ya se sabe que la perfección no existe, y mejor así porque de lo contrario la vida seria muy aburrida, y el cine también.

Estamos hablando de un filme redondo (Oso de Plata al Mejor Director en Berlín, 2010), todo encaja, nada le falta ni le sobra. Era de esperar tratándose de un maestro como Polanski. La historia comienza y uno cree que será una película con una misma línea cuando termina siendo lo opuesto. Un drama sin aparentes complicaciones se convierte gradualmente en un thriller muy bien concebido. Parece una cinta sencilla y lo es, ahí esta su encanto, pero al mismo tiempo se vuelve compleja y sin sofocarnos mucho provoca movimiento a nuestro intelecto.

El actor Ewan McGregor encarna lo que se llama en el mundo editorial un “escritor fantasma”, alguien que desde la sombra redacta las memorias de alguna figura pública sin que su nombre sea reconocido. (Creo que de hecho en el filme no se menciona el nombre del personaje, al menos no se recuerda con facilidad. Así de fantasma es). Un colega suyo le propone reescribir las memorias de Adam Lang (Pierce Brosnan), ex primer ministro británico, ya que el antiguo escritor fantasma que estaba a cargo supuestamente se ahogó. Un mal precedente que marca desde el inicio el destino trágico del sucesor.

Casi todo se desarrolla dentro de una misma casa, una especie de refugio del político inglés. Sin embargo no nos aburre, sentimos la misma claustrofobia a veces padecida por los que habitan la residencia apartada y resentida por el clima (tan hostil como la convivencia entre los moradores), las tensiones políticas, las diferencias humanas, las mentiras, la vigilancia, los ventanales de cristal que dejan observar afuera pero nunca te muestran toda la realidad …

Esa fotografía grisácea propia del lugar, el ir y venir del ferry, la isla solitaria y enigmática, los cabos sueltos, el azar, y la constante sensación de conspiración junto a las actuaciones reúnen todo lo necesario para mantener el ritmo tranquilo pero doloroso de “El escritor”, una película que ni por un instante pierde su estilo, su elegancia.

Las actuaciones no podían ser menos: un Pierce Brosnan impecable, por supuesto, tan real como si toda la vida hubiera sido primer ministro. Y un performance de Ewan McGregor que, si bien no tiene una trayectoria como la del primero, aquí sale airoso.

Polanski logró un guión que no necesita de artilugios para sobresalir, de forma convencional atrapa durante más de dos horas al espectador y nos mantiene alertas porque al final nada es lo que parece, sin bien uno va descifrando las pistas poco a poco. La esencia es una especie de advertencia y bien seria: “no te metas con la política”, o mejor dicho, con los políticos, porque nunca saldrás ileso, muchísimo menos si está la CIA de por medio.

El final es escalofriante, magnifico, no se define nada, pero no hace falta, solo se escucha el golpe y los papeles del codiciado manuscrito vuelan al viento. Espectacular.

Por:Elizabeth López Corzo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: