Posteado por: literartevueltabajero | 1 septiembre, 2010

“Por un mundo con agua”, cuentos desde Ecoarte (31-08-10)



Cuentos de  Mery Claudia Rodríguez Blanco.ESBU José Martí,Edad: 12 años,Grado: 7mo4, Modalidad: Cuentos, Título: Por un mundo con agua, Tutora: Damaris Blanco Haynes, Municipio: Moa,Provincia: Holguín,País: Cuba

“El juicio del agua”

El planeta Tierra está llorando, un gran juicio se realizará, acusada es el agua por su gran culpabilidad, el hombre nervioso está, y ya verán ustedes lo que sucederá.

Había una vez, hace mucho pero mucho tiempo en un lugar denominado Reserva de nuestra madre naturaleza se realizó un juicio con el objetivo de que todos colaboraran a no contaminar el medio ambiente, pero lo principal al cuidado y protección de nuestra majestuosa agua. En este asistieron numerosos animalitos, algunos árboles y nuestro gran amigo  el hombre. Ellos les contarán todo lo que pasó. Chao.

En la sala judicial todo era muy confuso, todos de aquí para allá y de allá para acá, hay un grupo de personas que esperan con ansiedad por algo que está ocurriendo hace muchos años  y esperamos que cuando se enteren de todo recapaciten y que piensen antes de actuar.

Entra en la sala el señor juez.

-Jura decir la verdad, solamente la verdad y nada más que la verdad.

-Juro

-Por favor que hable claro, breve y preciso el acusador.

-Yo hombre, acuso al  agua por provocar que mis cultivos no crecieran por su contaminación.

Entra en la sala el primer testigo.

-¿Qué puede hablar usted señor perro?

-Yo era el guardián de la mayoría de los perros por esta maldita agua todos mis amigos han muerto por su contaminación.

Entra el otro testigo

-¿Qué nos puede decir señor árbol?

-Yo era un árbol muy pequeño que me sembraron y al echarme agua para poder subsistir no pude por la contaminación del agua, y ahora míreme señor juez, estoy seco y casi al morir.

-Y tú, ¿qué puedes decirnos delante toda estas personas que te acusan del horrible crimen que cometiste.

-Yo reconozco mi error y se que soy culpable, pero para yo estar contaminada alguien tuvo que arrojar sustancias tóxicas, desperdicios de papel sobre mi, y ese fue el hombre, nuestro peor enemigo.

-Eso es positivo agua.

-Pensé que jamás me descubrirían, si fui yo mismo, estaba cerca de donde había agua y alrededor de mí habían  sustancias tóxicas y desperdicios y todos los arrojé sin pensar de lo que traía como consecuencia para todos.

Salen de la sala para  deliberar la sentencia. Silencio. Entran en la sala para dar la sentencia:

-Tú, hombre, estás condenado a garantizar la felicidad y el cuidado y protección del medio ambiente y principalmente del agua y recuerden todos que sin agua no hay vida.

“El ejemplo”

—————-

Hace ya 54 años vivían en un pueblo muy lejano unas personas muy buenas tenían un pueblo maravilloso con iglesias donde los niños  huérfanos eran cuidados y alimentados, donde tenían un espacio amplio que se les enseñaba  a escribir tanto jóvenes como adultos y personas de la tercera edad.

Cerca de este pueblo habían playas, ríos y arroyos muy cuidados y protegidos por ellos, no dejaban que nadie los contaminara. Esto pasaba todos los años y con el deseo de que siguiera así. Con todo esto que hacían contribuían al cuidado, protección y conservamiento del agua.

Pasó el tiempo y ya ninguna persona estaba interesada al cuidado que debía requerir el agua ya que todos estaban gobernados por la avaricia.

Solo las personas que de verdad amaban el medio ambiente y no contaminar el agua con desperdicios podían remediar esta situación.

Esta pareja era la indicada, así que convocaron  a todos los vecinos a una reunión, para que se dieran cuente del daño que le estaban haciendo a la madre naturaleza.

De pronto la mayoría de las familias salían a tomar el sol en todas las playas pero antes de eso realizaron una limpieza, con el objetivo de eliminar la contaminación de las aguas.

Así todo esto se hizo famoso, todos los pueblos del mundo siguieron su ejemplo.

“El delfín y mi familia”

—————————-

El agua es de vital importancia para todos los seres vivos que habitamos en el planeta Tierra.

Ahora les contaré lo que me pasó con un animal en peligro de extinción denominado delfín.

A mis padres y a mí nos dieron un mes extra  de vacaciones en la playa de Nibujón. Cuando llegamos allá nos sentamos en la sombra que nos brindaba un frondoso árbol a comer caramelos, bombones de chocolate y galletitas. Todos los nailitos que envolvían a estas chucherías lo arrojamos al mar sin pensar lo que podía traer como consecuencia.

Luego nos fuimos para la playa a darnos un chapuzón y de repente se nos apareció un delfín que no estaba previsto. Nos miró con cara de enojado y nos aclaró sobre la contaminación de las aguas tanto así fue que nos dijo que una lata común de refresco puede demorar en ser destruida por los microorganismos marinos de 10 – 100 años.

Nos asombramos tanto que prometimos colaborar al cuidado y protección del medio ambiente y lo fundamental al conservamiento de nuestra majestuosa agua.

———————————————————————

Enviado desde:

——————–

M. Sc. Melaneo Maden Betancourt

Coordinador y relaciones

comunitarias del Centro Cultural de

Educación Ambiental Comunitario de

CUBANIQUEL.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: