Posteado por: literartevueltabajero | 16 febrero, 2011

Un compartir de saberes

Llegó la feria, la feria… como pregón se escuchará este vocablo, como cada año, próximamente, en las arterias más céntricas de la ciudad pinareña, que asociado a fiesta, forman un binomio semántico; pues toda una fiesta del libro y  la literatura se produce, donde los lectores ávidos de nuevos textos y, no tan nuevos, como muestras de que lo bueno no pasa,  La Edad de Oro, El Principito, Corazón, Cuentos de Guane…, pero imprescindibles, se volcarán al recinto ferial como forma de disfrute y esparcimiento.

Pues, a pesar del desarrollo vertiginoso de la tecnología, las comunicaciones y medios audiovisuales, el libro sigue imponiéndose como bien preciado y útil.

Es este acontecimiento una forma de dar promoción, brindar información, ganar espacio en la radio y la televisión  y de ofrecer reconocimiento a grandes creadores a nivel nacional, así como del patio.

Lo ideal sería lograr que este ambiente prevalezca todo el año, para que todo libro bueno que salga a la luz, tenga la promoción debida, y así  incentivar al público deseoso de historias de amor, belleza, heroísmos, pasiones y traiciones…, y para que  encuentre “una forma de mejorar el alma”, al decir de nuestro José Martí.

Este evento cultural propicia un encuentro entre  autores, editores,  distribuidores, educadores, bibliotecarios, científicos y  lectores, y  estos últimos encuentran en él, un lugar mágico donde saciar su sed de saberes. Asimismo, en él confluyen muchas manifestaciones del arte.

Es también  un nuevo espacio para la docencia y la investigación y por qué no,  a veces una forma de renovar nostalgias.

Del 23 al 27 de febrero,  en Pinar del Río,  un acontecimiento del libro desde el autor al lector, toda una novedad y una proyección al conocimiento. Un derroche del buen hacer profesional y la experiencia de años, del personal encargado de tan alta misión.

Vaya también  nuestro reconocimiento a los trabajadores de la poligrafía, pocas veces recordados, que con su empeño logran un resultado encomiable, y así contribuyen al éxito de la Feria y a cultivar al pueblo.

Aprovechemos todos, esta oportunidad, foco de fomento e incentivo de la lectura, porque según el periodista habanero Ramón Vasconcelos: “Sin exposiciones, sin ferias de libros, sin inquietudes intelectuales, sin vivencia espiritual, una capital no puede llamarse culta”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: