Posteado por: literartevueltabajero | 21 junio, 2010

El laúd en las voces de los poetas repentistas de Pinar del Río

De la misma manera en que la guitarra, como apuntábamos en las curiosidades anteriores, vive y suena cerca del corazón de los poetas improvisadores para elevarlos a la categoría de lo sublime, el laúd es otro de los instrumentos que no puede faltar en una canturía por su condición de líder en la improvisación del punto, pues junto a guitarra y  tres, conforman la trilogía característica del género.
A los amantes de la malara en Hispanoamérica y el mundo, vayan las voces de los poetas pinareños que no solo evocan en sus versos esta copa musical con sus doce cuerdas de luz, sino que la enaltecen para gloria y permanencia del fenómeno cultural más raigal de la cultura cubana, la oralidad.

Obsequio: Casa de la Décima
Celestino García, Pinar del Río.
-Selección: Lorenzo Suárez Crespo
E: Mail: lorenzosuarezc@yahoo.es

EL LAUD

En  los ecos de la malara.
-Voces pinareñas-

JUAN CECILIO CRUZ
-Bahía honda, 1920

Décima, suspiro alado,
voz de protesta mambisa,
idioma entre la camisa
del guajiro y del arado.
Con qué angustia he soportado
cuando hieren tu virtud
y he visto con inquietud
llorar sus penas amargas
en las madrugadas largas
las clavijas del laúd.

ORESTES GONZÁLEZ  PÉREZ
Consolación del Sur, 1935)

El día que yo me muera
que no me pongan coronas,
que la gente de estas zonas
canten la Guantanamera.
Que digan cómo yo era
cuando tenía juventud
y sobre del ataúd
que no me pongan ni flores,
que canten los ruiseñores
por el toque de un laúd.

CRISPÍN MARTÍNEZ QUESADA
-San Cristóbal, 1928

La décima es una flor
que perfuma la ventana
de una guajira cubana
que suspira por amor.
Diez ecos del ruiseñor
para un guateque de miel,
diez jazmines del vergel;
en el laúd diez sonidos,
diez luceros escondidos
en la pluma de Espinel.

EUGENIO VICENTE LEÓN
-Consolación del Sur, 1928
A Benito el Viñalero
En incontables campañas,
el laúd entre las manos,
esparciste por los llanos
el canto de las montañas.
En reiteradas hazañas
porque el elegido eras
de las tierras viñaleras
salvaste pétreos macizos
borrando los indecisos
límites de la frontera.

SANTIAGO ÁLVAREZ CRUZ
-Bahía Honda, 1945
-Al laúd
Desde tu cuna remota,
cóncavo alazán cerrero,
con doce bridas de acero
llegaste a mi tierra ilota.
¿Con qué melodía ignota
de criollo te graduaste?
¿Qué sinsonte despertaste
con tu trino vegetal
que en el folclor inmortal
de mi Antilla te quedaste?

JOSÉ LORENZO DELGADO
-Pinar del Río, 1939
Campesino, tú que has ido
transformando  la victoria,
hoy te nutres con la  gloria
de todo lo precedido.
De tu guateque he sabido
que soy un enamorado
y siempre que te he escuchado
no he pensado en las derrotas,
porque me animan las notas
de tu laúd trasnochado.

PABLO LEÓN
-Puerta de Golpe,  1927

Le dije adiós a Viñales
con un sombrero en la mano
y hubo un infarto de guano
en todas las palmas reales.
Los ojos de los portales
lloraron por el viajero
y cuentan que en un alero,
lejos de la multitud,
se ahorcó el último laúd
de Benito el Viñalero.

JOSÉ MIGUEL MEDEROS
-Bahía Honda, 1933
Hay tiempo que no improviso,
para el poeta un deber,
y cuando lo voy a hacer
me encuentro medio indeciso.
Si observas que me deslizo
con alguna lentitud
no es que perdí la virtud
que la natura me ha dado,
es porque estoy alejado
de la boca del laúd.

PABLO GARCÍA GARCÍA
-Bahía Honda, 1923

Ruiseñor enamorado
del arte y la artesanía,
novio de la poesía,
de las montañas y el prado.
No sé qué magia le  ha dado
flores a tu sementera
que cual si tu mano fuera
un dechado de virtud,
conviertes en un laúd
un pedazo de madera

RITA  MARÍA GEADA
-Pinar del Río, 1937

Sueño mis noches de amor
con la décima que amo,
ella es mi pulso y reclamo,
bálsamo para el dolor.
En las cuerdas, surtidor
de las tonadas que inspira
con  doce cuerdas delira
en rítmicos sortilegios
el laúd y a sus arpegios
el alma triste suspira.

LEONARDO CRUZ ARTEAGA
-Viñales, 1941
Benito Hernández, te has ido
y tengo que homenajearte
porque en el mundo del arte
la historia te ha recogido.
Cómo la muerte ha podido
llevarse tanta virtud
si frente a una multitud
tus décimas parecían
diez pinceles que corrían
por las cuerdas de un laúd.

REINA LEDÓN PÉREZ
-Pinar del Río, 1928

En la luz de los pinceles
suelo buscar mis paisajes
cuando el sol borda de encajes
el verde de los laureles.
Pero mis versos más fieles
en las noches de quietud
escalando a plenitud
en busca de las estrellas
hacen las horas más bellas
con las cuerdas del laúd.

MEDARDO IZQUIERDO ACOSTA
-Bahía Honda, 1964
Aún en el cementerio
estás vivo todavía
y tienes la garantía
de hombre puro, bueno y serio.
Compartirás el criterio
que existe en mi decimario
y es que desde tu calvario
para cantar, tu ataúd,
convertirás en laúd
y la tumba en escenario.

LORENZO SUÁREZ CRESPO
-Bahía Honda, 1943

Con Laúd y Guayabera,
guitarra, claves  y tres,
Pinar del Río en dos pies
del llano a la cordillera.
La malara es la bandera
en su folclor más genuino,
luz y faro en el camino
tras huellas de oralidad
que se han hecho realidad
hoy con Fulgor Campesino.

OSVALDO DÍAZ ÁVILA
-Los Palacios, 1964

Es Laúd y Guayabera
trino tierno del sinsonte
y en la mejilla del monte
un beso de primavera,
penca verde en la palmera,
aplauso en la multitud,
vigor en la juventud,
grito en la rupestre calma,
el penacho de una palma
en la boca de un laúd.

BERNARDO PUENTES SIERRA
-Bahía Honda, 1931 –laudista-
Cuando la improvisación
no brote en mis manantiales
ya no estaré en mis cabales
ni latirá el corazón.
Las cuerdas del diapasón
de mi sonoro laúd
yacerán en la quietud
de recuerdos polvorientos
añorando los momentos
que tuve en mi juventud.

LÁZARO ACOSTA URRA
-Bahía Honda, 1962

Vivo está en la sencillez
de cada improvisación
y en el mismo corazón
del pueblo bahiahondez.
Allí donde suena un tres,
un laúd, una parranda,
anda por el campo, anda
con inquietudes despierto.
Juan Cecilio Cruz no ha muerto,
entre los vivos se agranda.

LORETO IZQUIERDO ACOSTA
-Bahía Honda, 1959

Tu espínela fue vibrante,
Benito, y en armonía
al valle le confería
el más bello consonante.
Para ti que en el semblante
reflejabas la virtud:
claves, un tres y laúd
que no dejaste de amar,
te supimos colocar
encima del ataúd.

MANUEL ÁLVAREZ SANDINO
-Pinar del Río, 1908  a 1976
Desde niño en un ranchón
bajo la brisa del guano
oyendo el punto cubano
sentía satisfacción.
Mi padre con emoción
daba riendas  al laúd,
por eso en  mi juventud
y esta madurez que llevo,
a  la décima le debo
pasión, amor, gratitud.

JOSÉ PÉREZ GRELA
-Pinar del Río, 1926 a 1999

Por finísimos caminos
que van por doce afluentes
nos deja el  laúd vigentes
las memorias de sus trinos.
En los predios campesinos
toda su virtud resalta
y aunque un motivo no falta
en noches de canturía
son sus cuerdas ambrosía
y su nota la más alta.

ROBERTO HERNÁNDEZ MARTÍNEZ
-Bahía Honda, 1938

Mi verso es la golondrina
que emigra en el mundo entero
y se anida en el alero
de la choza campesina.
Es como la serpentina
en esas noches de fiestas
que al volar por la florestas
en su mayor plenitud,
va colgada del laúd
que lleva el guajiro a cuestas.

MARÍA  JOSEFA VALDÉS
-Minas de Matahambre, 1934

Amo las noches de luna
en mi campestre retiro,
las décimas del guajiro
que me dan luz y fortuna.
Yo tuve una prenda, una
que disfruté a plenitud,
un joven que con virtud
bajo los mangos  en flor
rimaba versos de amor
con las cuerdas del  laúd.

ADRIEL CEBALLOS DELGADO
-San Juan y Martínez, 1985

La primavera llegó
y en este espacio divino
un guateque campesino
nuevamente se encontró.
El alma se nos llenó
de placer y juventud
y mientras la multitud
muestra una pasión  sincera,
brindo por la primavera
en la copa de un laúd.

CLAUDINO SANTOS SANTOS
-El rey del laúd.
-San Cristóbal, 1930 – ¿?-

Yo le puse a las palomas
mis versos sobre las alas
y subí por las escalas
de  San Cristóbal, sus lomas.
Le puse puntos y comas
al libro de la virtud
y en deudas de gratitud
con los dedos de mi mano
le arranqué el punto cubano
a las cuerdas del laúd.

JUAN MONTANO CARO
-Mantua, 1952

Esta malara   que ya
en versos conforma un eje
viene del cuyaguateje
a las hondas del guamá.
Por eso cuando me da
el amor tanta quietud
formado con la virtud
que nunca admite la espera,
brindo por la primavera
en la copa de un laúd.

ELENA SABINA SANTA CRUZ DE SANTA CRUZ
– San Cristóbal 1836 – 1899

De mi madre yo aprendí
muchas cosas que no olvido
de la cocina, el tejido
la moral que recibí.
También en mi padre vi
los ecos de la  virtud
y con más exactitud
reinando en la canturía,
los encantos que ofrecía
con  las cuerdas del laúd.

BERTHA TORRES NODARSE
-Quiebra Hacha, 1949

Están en la mente mía
aquellos momentos gratos
y añoro los  buenos ratos
de tertulias en Bahía.
Lorenzo las atendía
con el más celoso empeño
y a veces cuando las sueño
vienen en  exactitud
Diosdado con su laúd
y el Cuarteto Pinareño.

JUAN FELIPE PAJÓN
-La Mulata, P. Río, l949 a  1992

De mí les dirán  las olas
Que nací por  La Mulata
y tuve por serenata
a las viejas caracolas.
Mis quejas no andaban solas
y mi alegría tampoco.
Todavía las evoco
en laúd, guitarra y tres
porque la décima es
la Musa que más invoco.

SIMÓN PÉREZ SUÁREZ (CODORNIZ)
-San Andrés, La Palma, 1918.

En mis días de añoranza
suelo recordar el valle
y en sus mínimos detalles
se hace el recuerdo romanza.
Aquí al tener  la confianza
y el amor de cada hermano,
me llevaron de la mano
décima, laúd, amigos
y ellos han sido  testigos
de que amo el punto cubano.

AGUSTINA HERNÁNDEZ
-Los  Palacios, 1919 a 1994

Yo nací en un bajareque
en  las orillas de un río
y el mayor orgullo mío
era estar en un guateque.
Hasta que mi voz se seque
no dejaré de cantar
si el laúd me hizo soñar
y aprendí en montaña y llano
décima y punto cubano
que jamás podré olvidar.

AMBROSIO ROBAINA ROBAINA
-Consolación Del Sur ,1938

Respeto por su virtud
en noches de canturía
la sonora melodía
que se le arranca al laúd.
Quien toque con plenitud
sus cuerdas se le respeta,
porque siguiendo la meta
que da la improvisación,
sus cuerdas dan la emoción
que más inspira al poeta.

PEDRO DELGADO MENA (MACAGÜERO)
Pinar del Río, 1923 a 1983

Quiero pintar la mañana
como la sueña el guajiro,
el café, sorbo en un guiro
y el rocío en la sabana.
Quiero también en la diana
del gallo con su inquietud
no olvidar la   plenitud
de la noche con su manto
entre los ritmos y el canto
del poeta y el laúd.

SONIA COUSE LEDESMA
-Sandino, 1972
Poesía, ¿en qué morada
fulgen tu luz y conciencia?
¿Por qué robas la impaciencia
con sed de brisa evocada?
¿Acaso yaces atada
al silencio del quebranto?
¿Dónde se ha tornado canto
algún soplo de tu vuelo
que entre laúd y desvelo
me has cubierto con tu manto?

Anuncios

Responses

  1. Decimas y decimeros, mi tierra es fertil en dichos menesteres, decimas con sabor a maiz, yunta, sombrero y fiesta. Bellas decimas de Pinar… bello leerlas
    rub veracruz mex.

    • Saludos, le comento que acá en Pinar del Río hay mucha actividad relacionada con el repentismo y existe un proyecto denominado Laud y Guayabera que recoge muy bien la esencia de la décima y sus cultores, ojalá que algún dia pueda conocer a toda esa gente buena.
      seguimos en contacto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: